Zucchini bread

dic09 1416_640x426bis

dic09 1143_640x426

Cuando me planteé con qué receta estrenaría Pimienta Rosa no me lo tuve que pensar demasiado, más que nada porque no me apetecía convertir esta decisión en una larga lista de posibles platos candidatos, un darle vueltas a las razones que me llevaban a elegir una receta y no otra, un “debería” mostrar una receta autóctona y no extranjera, o mejor, “debería” estrenar este proyecto con una receta de impresión, de las que asombran por su estética y por su sabor, un bocado delicioso, de los de empezar a salivar con solo verlo. Pero no quise plantearme nada de esto, la decisión fue rápida, de las que no vienen de una reflexión intelectual sino de una intuición o decisión espontánea. La receta que estrenaría el proyecto que con tanta ilusión íbamos a iniciar en breve sería un zucchini bread o, lo que es lo mismo, un bizcocho de calabacín, una receta que estaba probando a hacer por primera vez en aquel momento, esa fue la única razón.

Lo mejor de todo, y me vais a perdonar por extenderme tanto en los preliminares pues ya se que hoy en día, en internet, menos es más y cualquier texto o entrevista larga ya de entrada echa para atrás. (Esperad, ya me perdono yo, al fin y al cabo una no estrena blog todos los días, y si no es hoy, entonces, ¿cuándo?)
Como iba diciendo, lo mejor de todo es la magia que se ha producido a posteriori ya que la elección de esta receta ha resultado cuadrar a la perfección con mi idea de lo que es Pimienta Rosa.

- Es una receta de dulce hecha al horno, un bizcocho. Llevo muchos años cocinando pero el baking se me resistía, no veia nunca el momento de hacer una tarta, un pan, unas magdalenas, unas galletas, un bizcocho, lo veía hipercomplicado, pero hace poco me tiré a la piscina, y uf, ¡qué equivocada estaba! Es sencillo y placentero, adictivo, reconfortante, y me gustaría, a través de este blog, picaros la curiosidad, a quien aún no hornee, y que os pasara lo que a mí, que lo incorporaráis a vuestro día a día, para dejar de pensar “eso no es para mí”.
– Es una receta con calabacín, una de las verduras que más uso, una verdura que pese a su “sosez” queda bien en infinidad de platos, una todoterreno, una modesta y humilde imprescindible.
– Es un bizcocho dulce distinto, ¡un dulce con verdura! En Pimienta Rosa queremos compartir platos de siempre, presentes en nuestra gastronomía, pero sobre todo queremos cocinar platos nuevos, incluso para nosotras. Queremos descubrir, una de las más importantes facetas que posee la cocina, la inagotable fuente de continuo descubrimiento que posee.
– Es un desayuno o merienda ideal para niños. Pimiento Rosa no es un blog de recetas infantiles pero no cabe duda que, puesto que somos cuatro familias con hijos, nuestras recetas van destinadas a bocas pequeñas y grandes.

Y bueno, podría encontrar alguna razón más, pero ahora sí que me callo. Vamos a cocinar ya.

dic09 1370_640x426bis

dic09 1141_640x426

Ingredientes:

2 huevos
200 grs de aceite de oliva o 225 grs de mantequilla
225 grs de azúcar
1 calabacín pequeño rallado
250 grs de harina blanca o integral
1 cucharada pequeña de levadura de repostería
1 cucharada pequeña de bicarbonato
1 cucharada pequeña de extracto de vainilla
1 puñado de nueces
1 puñado de arándanos desecados

Elaboración:

Precalentad el horno a 175 grados mientras preparáis la receta. Empezamos mezclando en un bol grande los huevos y el azúcar (lo que se conoce como blanquear los huevos). Cuando esté bien mezclado se agregan el resto de los ingredientes húmedos, es decir, el aceite o mantequilla, la vainilla y, cuando esté bien mezclado, el calabacín rallado.

En otro bol se mezclan los ingredientes secos: la harina, la levadura, el bicarbonato, las nueces a trocitos y los arándanos. Se mezcla el contenido de los dos bols y se obtiene la masa. Finalmente se vierte esta masa en un molde para bizcocho engrasado y se mete al horno entre 45-60 minutos hasta que al introducir la punta de un cuchillo salga seco.

Ideas:

Podéis sustituir los arándanos por chips de chocolate, por pasas u otras frutas desecadas.

Podéis añadir semillas de lino o pipas de girasol.

Podéis darle un toque especiado con alguna especia de vuestro agrado: clavo, jengibre, nuez moscada, canela.



 

Comentarios

  1. Viviana

    2-11-2010
    16:23

    Hola!! conozco Kireei desde hace un tiempo y lo veo cada vez que puedo , me encanta. Felicitaciones por este nuevo proyecto y mucha suerte. Soy Viviana de Santiago de Chile. Besos para todas.

  2. Cristina

    2-11-2010
    17:57

    Hola!!Primero felicitaros por buestra iniciativa y segundo que me ha encantado esta receta y creo…mmm que mañana mismo la voy a probar de hacer!!Enhorabuena

  3. Ivana

    4-11-2010
    8:33

    ¿De dónde sacais el tiempo? uff! felicidades!
    ya soy seguidora y os copio esta receta!
    besitos

  4. Palomis

    9-11-2010
    23:06

    Yo hice la receta el sábado, ¿que lleva calabación?, pero…¿esto es dulce o salado? eso decían los comensales, unos lo utilizaron para untar en la taza de leche, otros como merienda y yo misma de postre.
    Muy rico, el próximo día cambiaré algunos ingredientes. Gracias.

Deja un comentario