Hervido de judías verdes especial

 

No sabía como llamar a esta receta que se me ocurrió un día inspirado. Aquí, en la zona de Valencia, se come mucho hervido de judías verdes, patata y cebolla. Estos tres ingredientes hervidos se comen aliñados con aceite y vinagre en la mayoría de las casas varias veces a la semana, como primer plato, o cena de plato único. Patatas y cebollas siempre se tienen en casa, lo único que se necesita fresco son las judías. Es muy sano, pero, la verdad, siempre lo he sufrido. Recuerdo el fastidio que me provocaba cada vez que mi madre decía que había hecho hervido, y eso ocurría con frecuencia.

Y pensando, pensando se me ocurrió “deconstruirlo”, o lo que es lo mismo en lenguaje común, prepararlo de otra manera. Cogí dos ingredientes más, zanahoria y huevo, que en realidad también se usan en el hervido en ocasiones, y me salió esta suculenta fuente de lo que he decidido llamar “hervido especial” a falta de un nombre más ocurrente.

El secreto de esta transformación está en algo que ya os enseñé aquí, la zanahoria y cebolla caramelizada. Este toque le aporta lo que le falta a la receta clásica: más sabor, básicamente. El secreto de esta idea feliz ha sido utilizar una técnica de cocina y unos ingredientes que ya sabes que te han funcionado en una receta y trasladarlos a otra.

Ya lo hemos comido un par de veces, a mi hijo le ha gustado. Esta receta va a cenas con niños: rápida, sana y sabrosa.

 

 

 

 

INGREDIENTES para 2 personas:

2 patatas grandes

100 grs de judías verdes (redondas o planas)

1 cebolla grande

3 zanahorias

2 huevos

sal, aceite de oliva

un chorrito de vinagre balsámico

una cucharadita de azúcar

ELABORACIÓN:

Se pelan las patatas y se cortan las puntas de las judías y  por la mitad o en tres trozos. Se hierven las dos cosas con agua y una pizca de sal durante unos 20 minutos. Mientras, se prepara la zanahoria y cebolla caramelizada. Rallamos la zanahoria, cortamos la cebolla en juliana y lo rehogamos todo junto en una sartén a fuego alto al principio y lento al cabo de unos minutos, hasta que esté bastante hecho, unos 2o minutos también. Le añadimos un chorrito de vinagre balsámico y una cucharadita de azúcar y mezclamos. Una vez estén las dos cosas listas, machacamos la patata y la ponemos en el fondo de la fuente. Juntamos las judías con la zanahoria caramelizada y lo mezclamos bien para que se junten los sabores. Después lo ponemos en la fuente por encima de la patata. Acabamos la receta rayando fino por encima los dos huevos que habremos hervido previamente.

Comentarios

  1. Brétema

    17-1-2011
    9:59

    Pues yo tomo nota, porque en casa las judías gustan mucho y esta es una manera diferente de comerlas. Te ha quedado un plato fantástico. Un abrazo.

  2. Yolanda

    17-1-2011
    12:12

    Me apunto esta receta. Yo hago mucho judias verdes en ensalada, yo les añado tomate y atún. Y hago las judias al vapor, que saben mucho más que cocidas. Gracias por la idea.

  3. Anita Cocinitas

    17-1-2011
    13:52

    Que buena idea! A mi las judías son algo que me da bastante pereza también, fijate, con lo socorridas que son… pero esta receta tuya creo que le da el toque que le falta.
    Muchas gracias, la probaré! Un beso

  4. diplodoc

    17-1-2011
    21:46

    Me apunto esta receta, porque en casa las judías con patatas hervidas nos encantan y así tengo otra receta para ir variando.

  5. Laube

    17-1-2011
    23:46

    A mí me encantan eso que tú llamas hervidos; la verdura tiene mucho sabor y encima se vuelve un plato sanísimo y muy adecuado para una cena.
    Tu deconstrucción, no obstante, lo hace aún más atractivo si cabe… rico, rico…
    Un besoteeeeeee

  6. GLORIA

    18-1-2011
    1:56

    PUES A MI TAMBIEN ME GUSTAN TIENEN QUE ESTAR BUENISIMAS UN BESOTE GLORIA

  7. Aretha

    18-1-2011
    15:48

    Hola! Otra que en casa hace mucho judía verde, patata, cebolla y huevo hervido, pero me gusta el toque que le debe dar tu “deconstrucción”. Lo probaré.

Trackbacks

  1. Jim Slater Jerseys

Deja un comentario