Cazuelita gratinada de patata y espinaca

 

Esta receta va dedicada a Esther y a su futuro bebé, por darle tanto cariño y bienestar al mío. Esta cazuelita gratinada está llena de cosas buenas: espinacas, patatas, pan, queso y huevo, y la podéis adaptar tranquilamente, hacerla vegana sustituyendo el queso y el huevo por unos frutos secos rayados, o hacerla con proteína animal añadiendo unas salchichas o unas gambitas o trozos de salmón por ejemplo.

La espinaca suele ser una verdura poco exitosa con los niños, y con bastantes mayores también. Buscad la manera de que vaya acompañada de cosas sabrosas y veréis qué cambio. Esta receta no puede ser más fácil, hervimos unas patatas, agregamos un manojo de espinacas en los últimos 5 minutos de cocción y ya tenemos un puré de patata y espinacas que debidamente sazonado ya es de por sí un acompañante buenísimo, que yo suelo hacer a menudo. Pero en este caso quise hacer un plato único con ese puré (ojo, puré, no crema, machadad con el tenedor, no lo trituréis con la batidora). Para convertirlo en único le agregué pan y queso rallado, que juntos forman una gruesa capa gratinada, y acabé la cazuela, una vez fuera del horno rallando por encima un huevo hervido. Podéis probar otras cosas: huevos fritos o escalfados por encima, por ejemplo, y muchas cosas más que os dejo a vuestra iniciativa. Ya me contaréis.

INGREDIENTES:

1 patata grande por persona

1 manojo de espinacas por persona

pan y queso rallado

1 huevo por persona

Aceite de oliva, sal, pimienta

ELABORACIÓN:

Ponemos a hervir las patatas sin piel, en trozos pequeños para que se hiervan antes, al final de la cocción añadimos las espinacas previamente lavadas, en 5 minutos más lo tendremos listo, Lo sacamos de la olla y le escurrimos el exceso de agua. Habremos también hervido los huevos y rallado el pan y el queso al mismo tiempo.

Machacamos las patatas y las espinacas sazonando con sal y pimienta y añadiendo un chorro de buen aceite de oliva. Ya tenemos el puré. Disponemos en una fuente apta para horno el puré en el fondo, por encima espolvoreamos el queso rallado que habremos mezclado bien con el pan formando una masa. Lo metemos en el horno y gratinamos. Finalmente espolvoreamos con huevo rallado y un poquito de sal.

Comentarios

  1. Con las manos en la pasta

    30-5-2012
    13:29

    Muy buena pinta, desde luego. Seguro que los pobres bebés ni se dan cuenta de las espinacas :P
    Si querés otra forma divertida para que los peques coman espinacas, mirad mis canelones rellenos con espinacas y requesón. http://conlasmanosenlapasta.wordpress.com/2012/03/25/canelones-rellenos-con-espinacas-y-requeson/

    Gracias por vuestro trabajo, resulta muy inspirador.

    un saludo

  2. Heva

    30-5-2012
    15:51

    A Adán, las espinacas les gustan en lasaña pero tu receta tiene una pinta deliciosa, seguro que le encantará :)

  3. Marhya

    30-5-2012
    18:30

    Tiene una pinta estupenda, y me encanta la fuente, es preciosa.
    Feliz día!

  4. Cris

    30-5-2012
    21:24

    Parece delicioso, me apunto la receta para ir volando a comprar espinacas frescas y probarla :D . A propósito, ¡genial tu manera de dar los ingredientes contando por comensal! Un saludo.

  5. Maria

    31-5-2012
    10:54

    ¡Qué rico! Además hay que aprovechar mientras todavía se pueda encender el horno… ;-)

  6. mmalonso

    26-11-2012
    17:05

    Muy buenas. Muy bonita vuestra web. Acabo de conocerla y preveo que me va a gustar mucho. Sólo una cosita… ¿no lleva tomate esta receta? Lo pregunto porque en la foto hay algo rojo en la superficie que parece tomate ¿no? Muchas gracias y enhorabuena por la web y el diseño.

  7. cristina camarena

    26-11-2012
    17:17

    No lleva, tomate, es el color del gratinado ;)
    un abrazo
    Cris

Deja un comentario